Presidente cubano reinaugura Casa del Habano de Dubái durante encuentro con empresarios emiratíes

Presidente cubano reinaugura Casa del Habano de Dubái durante encuentro con empresarios emiratíes El presidente cubano, Miguel Díaz-Canel, reinauguró la Casa del Habano de Dubái. Foto: @PresidenciaCuba.

La voluntad y disposición del Gobierno cubano de apoyar cualquier modalidad de inversión que el empresariado emiratí quiera realizar en la Isla, fueron ratificadas por el primer secretario del Comité Central del Partido y presidente de la República, Miguel Díaz-Canel Bermúdez, en encuentro con hombres y mujeres de negocios de esta nación.

El mandatario informó a los asistentes sobre el encuentro que sostuvo el miércoles con el jeque Mohammed Bin Zayed Al Nahyan, presidente de Emiratos Árabes Unidos (EAU) y emir de Abu Dhabi, de quien recibimos, señaló, “expresiones de amistad, de admiración por nuestro país”.

Nosotros, añadió, también tenemos esos sentimientos hacia esta nación, y así lo compartimos con el presidente, “convencidos ambos de que se abre una nueva etapa, una nueva era en las relaciones entre los Emiratos Árabes Unidos y Cuba”.

Durante todos estos años —señaló Díaz-Canel a los empresarios— “nuestras relaciones políticas y diplomáticas han estado a un altísimo nivel, y ambas partes nos hemos propuesto elevar las relaciones económico-comerciales al mismo nivel de esas excelentes relaciones político diplomáticas”.

El mandatario caribeño pasó revista, además, a los importantes acuerdos consensuados durante su visita, los que servirán de apoyo, dijo, para que el empresariado emiratí se involucre como inversionistas en el desarrollo de esta cooperación.

Evaluó como muy positivos en esta dirección, los acuerdos relacionados con la protección recíproca de inversiones y la eliminación de la doble tributación; la creación de una comisión intergubernamental, la constitución de un comité empresarial bilateral, la decisión de elaborar una agenda de cooperación económica y la firma de un memorando de entendimiento entre los bancos centrales de ambos países.

El jefe de Estado repasó los buenos resultados de la cooperación que se ha desarrollado hasta ahora entre los dos países, como el uso por la Isla de las bondades del Fondo Abu Dhabi para el desarrollo de la infraestructura hidráulica y las fuentes renovables de energía, entre otras. Y ahora también es propósito, dijo, desarrollar nuevos negocios con este fondo.

Se refirió, además, a la disposición de Cuba de acceder al Fondo Mubadala, a través de proyectos conjuntos e inversiones en los campos de la producción de alimentos, el turismo, las fuentes renovables de energía y la biotecnología, y otros ramos.

Resaltó la propuesta del presidente Mohammed Bin Zayed Al Nahyan de buscar vías para ampliar significativamente los viajes en ambas direcciones, fortaleciendo la interconexión aérea.

Informó de las propuestas que trae Cuba al empresariado emiratí en las áreas de turismo y biotecnología, las que han presentando el titular del Mintur, Juan Carlos García Granda, y el presidente de BioCubaFarma, el doctor en Ciencias Eduardo Martínez Díaz. También conversó sobre las recientes decisiones para seguir impulsando la inversión extranjera en Cuba, incluido el comercio mayorista y minorista.

Y “hacemos hincapié en todas estas posibilidades de inversiones conjuntas —resumió Díaz-Canel—, más que todo por el respeto y la admiración que mutuamente sentimos los emiratíes por los cubanos y los cubanos por los emiratíes.

“En nuestras relaciones ha predominado la amistad, el respeto mutuo y la admiración, y creo que se abren todas las posibilidades en estos momentos para impulsarlo todo en función del desarrollo económico-comercial mutuamente beneficioso.

“Y es por estas razones que para nosotros era imprescindible en esta visita encontrarnos con representantes del empresariado de los Emiratos Árabes Unidos”.

En Dubái se ama a Cuba

El encuentro del primer secretario del Comité Central del Partido Comunista de Cuba y presidente de la República, Miguel Díaz-Canel Bermúdez, con representantes del empresariado de Emiratos Árabes Unidos, fue precedido por la reapertura de La Casa del Habano de Jumeirah Beach, una de las dos que existen en EAU.

Mohammed Mohebi, presidente de Baqer Mohebi Enterprises y distribuidor de los Habanos en Emiratos Árabes Unidos, subrayó la relación de más de 40 años que su empresa tiene con Cuba, un vínculo que fundó su padre, Zeinal Mohebi, un amante de los puros cubanos que le enseñó que “fumarse un habano es tener una experiencia con Cuba”, es acercarse “a la mística de Cuba, de Fidel, de la Revolución cubana”.

Fundada en 2008, la Casa del Habano de Jumeirah es la tienda insignia de la empresa. “Me enorgullezco en decir que esta —señaló Mohebi— se ha convertido en la más importante de Medio Oriente y África del Norte, y una de las más grandes del mundo”.

Tras destacar la cultura cubana y el valor de su gente, el empresario señaló sentirse muy orgulloso por las relaciones entre la isla caribeña y su país. Recordó que durante la pandemia de COVID-19, Cuba envió una brigada médica numerosa que fue la que “nos ayudó a lidiar con la pandemia”.

“Como ciudadano que soy de los Emiratos Árabes Unidos, quiero aprovechar la oportunidad para darle las gracias a usted y a Cuba por habernos ayudado en los momentos de necesidad nuestra”, dijo Mohammed Mohebi a Díaz-Canel.

Durante el enfrentamiento a la pandemia, añadió, los Emiratos Árabes Unidos se convirtieron en un lugar famoso en el mundo por la manera tan meticulosa con que manejó la pandemia, y Cuba desempeñó un papel decisivo en ello, afirmó.

En el encuentro, el presidente cubano estuvo acompañado por el miembro del Buró Político y ministro de Relaciones Exteriores, Bruno Rodríguez Parrilla; la vicecanciller Anayansi Rodríguez Camejo, y la viceministra de Comercio Exterior e Inversión Extranjera, Déborah Rivas Saavedra, entre otros directivos.

 

¿Qué significan los acuerdos firmados entre Cuba y los Emiratos Árabes Unidos?

Los acuerdos rubricados entre las autoridades emiratíes y cubanas como resultado de la visita oficial a este país del primer secretario del Comité Central del Partido Comunista y presidente de la República, Miguel Díaz-Canel Bermúdez, y las conversaciones que sostuvo con el jeque Mohammed Bin Zayed Al Nahyan, presidente de EAU y emir de Abu Dhabi, tendrán un efecto dinamizador de las relaciones económicas y comerciales, señaló en declaraciones al equipo de prensa de la Presidencia de la República, la viceministra de Comercio Exterior e Inversión Extranjera (Mincex), Déborah Rivas Saavedra.

La directiva subrayó que esta ha sido “una visita estratégica, histórica”, que marca un hito en las relaciones bilaterales. “¿Por qué? Porque se ha logrado concretar un grupo de instrumentos jurídicos internacionales que son de máxima importancia para los inversionistas en cualquier país del mundo”, enfatizó.

En esta ocasión —explicó— se ha firmado un Acuerdo para la Promoción y Protección Recíproca de Inversión (Appri); y un convenio para la evitación de la doble imposición. Estos dos acuerdos —señaló— son los llamados tratados internacionales de inversión que normalmente son requisito de muchos inversores para empezar a dar los pasos en otro país.

“Nosotros somos en este caso los beneficiarios, los receptores de esas inversiones, y mediante estos tratados internacionales le damos garantías y le damos beneficios a esos inversores. Es por eso que suscribir con un país como Emiratos Árabes Unidos estos documentos, abre un camino de mayor transparencia, de seguridad jurídica, para los inversores, y por tanto son atractivos para lograr concretar nuestra política de atraer inversión extranjera para los sectores priorizados”.

Se refirió a las potencialidades que tienen las inversiones emiratíes en Cuba para la producción de alimentos, en agricultura, tanto para el abastecimiento interno como para la exportación en el área latinoamericana y caribeña; así como en el sector de la generación de electricidad a partir de fuentes renovables de energía, sobre todo la solar fotovoltaica.

Analizó, además, el impacto que tendrán estos acuerdos para las inversiones en el turismo, a propósito de lo cual el ministro de Turismo de Cuba, presentó un grupo de oportunidades de negocios en el sector inmobiliario y el desarrollo hotelero.

Rivas Saavedra subrayó también la relevancia del memorando de entendimiento entre los bancos centrales de ambos países, que, como autoridades máximas en este tema, van a abrir posibilidades a los bancos comerciales para que se establezcan relaciones bancarias y financieras directas.

Recordó al respecto que una de las sanciones más duras del bloqueo del Gobierno de Estados Unidos contra Cuba y de las 243 medidas adoptadas por la Administración Trump, es la inclusión injusta de nuestro país en la lista de países supuestamente patrocinadores del terrorismo, lo que ha afectado de manera sustantiva todas las relaciones bancarias y financieras de Cuba en el mundo, denunció.

Tener este tipo de acuerdos —explicó— da seguridad al empresariado, porque se puede empezar a establecer relaciones bancarias directas entre los bancos cubanos y emiratíes.

La viceministra del Mincex se refirió también a acuerdos suscritos en el ámbito de ciencia, tecnología e innovación entre la contraparte emiratí y el Ministerio de Ciencia, Tecnología y Medio Ambiente de Cuba (Citma), y en el sector del deporte, entre otros.

Rivas Saavedra reiteró el valor histórico y estratégico de esta visita del presidente de la República a Emiratos Árabes Unidos, al ser un salto de las relaciones bilaterales en materia económica, comercial y financiera que beneficia a ambas naciones, además de haberse rubricado ocho documentos jurídicos, resultado, también de visitas de alto nivel realizadas anteriormente.

Díaz-Canel se reunió con cubanos residentes en Emiratos Árabes Unidos

La patria es la patria. Así se escuchó decir recientemente en Cuba, durante la IV Conferencia La Nación y la Emigración, celebrada durante el pasado mes de noviembre en La Habana. La idea significa que no hay distancia geográfica ni circunstancia alguna que corten el cordón de amor y memoria por el cual un verdadero hijo está unido a su tierra natal.

Tal certeza puso el tono al encuentro que en la tarde de este jueves tuvo lugar entre el presidente Miguel Díaz-Canel Bermúdez, y representantes de la comunidad de cubanos residentes en Emiratos Árabes Unidos (EAU).

Los que llegaron hasta el recinto donde pudieron intercambiar con el jefe de Estado, escucharon esta afirmación del presidente cubano: “Estamos dispuestos a conversar con ustedes de cualquier tema”. El mandatario recalcó que “no hay tabúes” si se trata de unidad y de fortalecer los lazos entre todos los cubanos amantes de su tierra madre, estén donde estén.

En una jornada que significó la oportunidad para compartir ideas y emociones, se supo que la mayor parte de los cubanos residentes en EAU viven en Dubái, y que hace unos 20 años ese grupo humano era muy pequeño en el país árabe.

En los primeros momentos del diálogo, Díaz-Canel Bermúdez quiso saber “cómo les va a los cubanos aquí en Dubái”. La pregunta vino a tono con el desempeño de una gran familia que ha ido creciendo en los últimos años en tierra emiratí, y dentro de la cual hay maestros, ingenieros, artistas, doctores… Son más de 500 cubanos registrados en el consulado del país árabe, y cada uno tiene una historia que contar y un sueño que levantar.

Ante el mandatario, más de una cubana habló sobre cómo eligió construir la felicidad junto a un hombre del mundo árabe. Ellas, sin embargo, nunca perdieron el vínculo con el suelo patrio; y este jueves dieron gracias a la embajada cubana en suelo emiratí, porque esa entidad les ha hecho sentir como si tuviesen a su alcance un pedacito de la tierra caribeña.

Resultó inevitable que el presidente cubano preguntara sobre si, entre los presentes, había alguno con familiares o seres entrañables en la Franja de Gaza. Alguien agradeció al dignatario por el apoyo del pueblo cubano al pueblo palestino; y Díaz-Canel recordó que en “días pasados tuvimos un encuentro con estudiantes palestinos, fueron desgarradoras las historias”, y que a lo largo del país se han hecho marchas para condenar el genocidio que está cometiendo Israel.

“Me siento familia y me siento arropada”, confesó una profesional cubana, a quien no le ha faltado la atención de la embajada de Cuba en este país amigo donde ella echa su suerte.

Díaz-Canel agradeció a los presentes por haber llegado al encuentro a pesar de que el horario de la noche es uno de los momentos en los cuales los cubanos, en Emiratos Árabes Unidos, suelen estar enfrascados en alguna labor. Y seguidamente explicó que “esto que estamos haciendo es algo que ya tenemos incorporado como práctica permanente en todas las visitas de trabajo” que se hacen a distintas latitudes.

“Siempre que vamos a un país nos reunimos con la comunidad cubana en el exterior”, enunció el mandatario, quien reflexionó que esos encuentros tienen mucho que ver “con la política que hemos estado desarrollando, dándole continuidad a los propios diálogos que abrió el Comandante en Jefe y a los que dio continuidad el General de Ejército Raúl, con los cubanos residentes en el exterior”.

El jefe de Estado expresó cómo —de una manera “emocionante, coherente y muy constructiva”— pudo apreciarse, durante la IV Conferencia celebrada en La Habana, que ya será necesario cambiar el nombre al evento: no hablar de emigración sino más bien de cubanos residentes en el exterior, con los cuales no debe ser tenido prejuicio alguno.

El primer secretario del Comité Central del Partido Comunista afirmó que la dirección del país caribeño está dispuesta a trabajar de conjunto con todos aquellos que “se sientan cubanos, que no quieran romper los nexos con su patria”. Y compartió su parecer de que “en los últimos años se han estado haciendo un grupo de acciones importantes para seguir consolidando el diálogo de los cubanos residentes en el exterior con los cubanos que estamos en Cuba”.

La nueva Constitución de la República, aprobada en el año 2019, o el recientemente aprobado Código de las Familias fueron traídos a colación por el dignatario, quien los mencionó como ejemplo de cuerpos normativos en los cuales ha contado la opinión de quienes viven fuera de Cuba pero se sienten hijos de esa Cuba, vivan donde vivan.

A sus interlocutores, Díaz-Canel explicó las motivaciones esenciales de la visita oficial de trabajo que una delegación llegada desde la Mayor de las Antillas, y encabezada por él, realiza en estas horas a EAU.

Discutir sobre los desafíos del cambio climático en la COP28 que tiene por sede a la ciudad de Dubái, representar en ello a Cuba y a los países del sur, fueron propósitos traídos a colación por el jefe de Estado, quien además contó acerca de la “excelente conversación oficial” sostenida por él con el dignatario del país anfitrión.

Sobre esto último, el presidente Díaz-Canel valoró que el jeque Mohamed Bin Zayed Al Nahyan, presidente de Emiratos Árabes Unidos y Emir de Abu Dhabi, “se mostró muy sensible hacia Cuba, comprendiendo nuestra situación y con una disposición tremenda de que se incrementen las relaciones económico-comerciales al mismo nivel que tenemos las relaciones político-diplomáticas, que son relaciones muy fuertes. Y hemos logrado avanzar en todo un grupo de instrumentos que desde el punto de vista normativo se convierten en mecanismos importantes para poder desarrollar la cooperación económica y social”.

A quienes lo escucharon atentamente, el jefe de Estado compartió en otro momento del intercambio su deseo de que los cubanos que están en otras partes del planeta y que no han olvidado a su Cuba, sientan esa seguridad, esa voluntad de que todo puede ser discutido sin que medie el prejuicio que atente contra la unidad. Recordó el con todos y para el bien de todos de José Martí, y que la única premisa esencial es la decisión de defender siempre a la patria.

Ejemplo de solidaridad y amor por parte de quienes residen en otras latitudes sobran, sobre todo en estos tiempos duros en que Cuba se sigue sobreponiendo a tantas adversidades que la golpean. De ese tema habló también Díaz-Canel Bermúdez, para quien resultó inevitable evocar los momentos de COVID-19, la epopeya de los científicos que salvaron a un pueblo con vacunas propias, y las manos que desde otros lares ayudaron con las jeringuillas.

“Con esos vínculos, con esa visión permanente a nuestras esencias, a nuestras raíces, seguiremos avanzando en esta relación; y eso es lo que les pedimos a ustedes: que se sigan acercando”, dijo el mandatario, quien no pasó por alto “todo el apoyo que tienen que dar nuestras embajadas, y nuestros consulados, a los trámites de los cubanos residentes en el exterior”.

A los representantes de la comunidad residente en EAU, Díaz-Canel les habló sobre la necesaria confianza de la cual ellos deben ser destinatarios, “para que se sientan parte de la patria”.

Deja un comentario

Aún no hay comentarios. Sé el primero en realizar uno.

También te sugerimos

Programación en vivo