Mantecao, un formidable trovador espirituano

Mantecao, un formidable trovador espirituano

Un día como hoy, 21 de enero del año 2018, fallece en Sancti Spiritus Manuel Nápoles Granados.

El nombre, quizás pronunciado así no dice nada a los espirituanos…. Pero si usted dice “Mantecao” la palabra adquiere una dimensión exacta y aflora una sonrisa evocando al formidable trovador espirituano.

La trova, como expresaba, la llevó en la sangre, su padre, viejo trovador de la Villa Conchita, donde integrara un dúo con Alfredo Varona, le ofreció un don preciado: El de la musicalidad.

Mantecao comenzó sus andares por esta villa haciendo música a capella, pero en la mente llevaba los sonidos de una guitarra y los enunciaba con la boca.

Un día aprendió a tocar  con Rafael Rodríguez pero,  se confesaba seguidor de esa memoria colectiva y anónima que viaja de trovador a trovador confundiendo acordes que pasan a ser patrimonio de todos.

Fue alumno de una sola clase y con un método que le preparó el maestro salió a las calles a ganarse la vida dando alegría a los demás.

El ilustre nombre de “Mantecao” es otra de sus tantas historias: Lavador de carros en los portales del hotel Perla acostumbraba saludar con una frase en boga en aquella época “¿Cómo está el Mantecao?” y de tanto repetirla se fue convirtiendo en su santo y seña.

Mantecao está en el Parnaso de los más grandes trovadores espirituanos y es toda una leyenda por su forma iconoclasta de tocar la guitarra, por sus acordes imprevistos, imposibles de copiar.

Mantecao en la trova espirituana introdujo una peculiar manera de “adornar” la melodía, nunca tocaba una canción de la misma forma por lo que cada vez que vimos actuar en vivo al Trío Miraflores asistimos a un hecho único e irrepetible.

Pero además de un excelente músico “Mantecao” fue un personaje popular, un pozo insondable de anécdotas y conocimientos de la trova local; alguien con un sentido del humor y una perspicacia inigualables.

Aunque los merecía a este formidable músico no le agradaban los homenajes, porque los consideraba una premonición de desgracias… Así de pintoresco desandó nuestras calles, guitarra al brazo, sin dejarse homenajear ni cuando cumplía años.

Manuel Nápoles Granados “Mantecao” fue un artista auténtico, todo lo que ha creó en su larga y útil vida forma parte del patrimonio de su pueblo.

Descanse en paz, maestro. Los espirituanos no te olvidamos.

 

 

Deja un comentario

Aún no hay comentarios. Sé el primero en realizar uno.

También te sugerimos

Programación en vivo