Sancti Spíritus: Por esta libertad


Cuba vivió este lunes una jornada memorable con el retorno gradual a la llamada nueva normalidad. Foto: Arelis García Acosta.

 “Las revoluciones no son paseos de rivera”; lo alertaba el ya fallecido Alfredo Guevara, intelectual de alma cubanísima. Mucho antes de que los rebeldes bajaran de la Sierra, la administración de turno de la Casa Blanca advirtió el peligro que representaba para sus garras imperiales la Revolución que se germinaba en las montañas y ciudades de este archipiélago. Luego del primer amanecer de enero de 1959, el gobierno de Estados Unidos no tuvo tregua con el proyecto político cubano.

No sorprenden, por tanto, los aplausos venidos desde el mismísimo presidente Joe Biden y de altos funcionarios del Departamento de Estado para respaldar la convocatoria de la marcha fijada para este 15 de noviembre, que no contó con el visto bueno de las autoridades cubanas debido al carácter inconstitucional de sus objetivos desestabilizadores.

Ciertamente, Cuba vivió este lunes una jornada memorable, a la medida de quienes apostamos por la paz, por la tranquilidad, dos incalculables tesoros de este país, que se regocija con la noticia del retorno gradual a la llamada nueva normalidad.

Nos alegramos del reencuentro con las aulas y con los maestros. Foto: Arelis García Acosta.

La mejor señal de ello la tuvimos a la vista de todos: la algarabía regresó a las calles, a nuestras escuelas primarias. Como nunca, disfrutamos ese reencuentro con las aulas, con los maestros, luego de tantos meses de zozobra por la pandemia de la covid.

Volvieron anudarse las pañoletas azules y rojas sobre el blanco de las camisas y blusas; es el blanco de la estrella que renace cada día en medio del triángulo rojo; es el blanco que intentaron usurparnos quienes llevan los genes anexionistas en la sangre y se quedaron con las ganas de salir a las calles para sembrar odio y violencia.

De sus vilezas ya conocemos; de sus reales objetivos, más todavía, aunque intenten disfrazarse de inofensivas palomas. Ellos militan en el bando “de los que odian y deshacen”, afirmaría José Martí.

No sorprende que la tranquilidad prevaleciera este lunes en Sancti Spíritus; aquí somos más los que amamos y fundamos, porque, como aseguró otro poeta: “No hay alternativa sino la libertad (…) Por esta libertad, / bella como la vida, / habrá que darlo todo;/ si fuere necesario hasta la sombra, / y nunca será suficiente”.

Nos alegramos del reencuentro con las aulas y con los maestros. Foto: Arelis García Acosta.

Sin opiniones en esta entrada.

Escriba su comentario

68 − 60 =

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.