Este pueblo, encabezado por la militancia partidista, será fiel defensor de la obra de la Revolución


“En La Sierpe a Cuba le ponemos alma y corazón, y le pondremos la vida si es necesario”, aseguró uno de los participantes en la asamblea de balance del Partido en ese territorio, por donde comenzó este sábado el proceso político de la organización en suelo espirituano.

Al hacer uso de la palabra, el delegado a la cita del más joven municipio de la provincia, que acaba de cumplir 45 años de creado, sostuvo también que allí no tendrán cabida sucesos como los del pasado 11 de julio. “Este pueblo, encabezado por la militancia partidista, será fiel defensor y continuador de la obra de la Revolución, por más que arrecien el bloqueo contra nuestro país y a pesar de los intentos desestabilizadores”, proclamó.

La vanguardia comunista sierpense desarrolló un encuentro en el que se miró autocríticamente. En él se habló desde la aplicación de la ciencia y la técnica para impulsar las producciones de renglones agrícolas, pasando por el ahorro de portadores energéticos, hasta la necesidad de utilizar más efectivamente las plataformas de internet para el despliegue del trabajo político ideológico.

Con la presencia de Deivy Pérez Martín, integrante del Comité Central del Partido y su primera secretaria en Sancti Spíritus, así como de Gregorio Cruz Pérez y Mirtha María Arias Alfonso, ambos funcionarios del Comité Central, los representantes de los sectores campesino y juvenil ofrecieron fórmulas que faciliten una mejor labor dirigida a los jóvenes.

Según se analizó, quienes integran la Unión de Jóvenes Comunistas y hasta muchos de los que no la integran a menudo no engrosan las filas de la militancia partidista, a pesar de reunir condiciones para ello, por un deficiente trabajo encaminado a ese fin.

En este punto Carlos Modesto Catalá, con una larga trayectoria en el sector educacional, expuso la eficacia de un enfoque creativo en el trabajo con la masa juvenil, a la que se precisa, dijo, saber escuchar, además de delegar en ella misiones que le harán sentir confianza en sí misma y aprender el sentido de la responsabilidad.

Yamila Fernández, por su parte, en representación de un núcleo del sector de la Salud, evocó el ejemplo de sacrificio y entrega que han protagonizado en La Sierpe muchos jóvenes en función del combate a la covid, lo cual demuestra, dijo, que sí son ejemplares y pueden, por tanto, ser militantes del Partido.

Buena parte de la reunión estuvo dedicada a analizar las fisuras de la política de cuadros en La Sierpe, donde, según se recoge en el informe de balance, publicado días atrás en las páginas de este periódico, han permanecido plazas de dirección vacantes por largos períodos de tiempo.

“Los cuadros no pueden pensar desde la altura, sino ubicarse abajo y confrontar a la población; los cuadros no pueden engañar ni ofrecer un panorama que no se corresponde con la realidad, como sucede a veces, con la consiguiente irritación de quienes sufren las consecuencias”, expresó Mirza Vázquez, secretaria de un núcleo partidista.

La propia delegada deploró la actitud de esos directivos que no controlan debidamente el trabajo en su radio de acción, ni se molestan en informar acerca de cuestiones problemáticas que la población necesita conocer.

En una de sus intervenciones, Deivy Pérez Martín especificó vías existentes para concretar la comunicación hacia todos los sectores populares, entre las que sugirió aprovechar en mayor medida el diálogo directo y los escenarios físicos presenciales. De igual forma, comentó la insuficiencia en la prevención, el enfrentamiento y la combatividad frente al delito, donde se precisa, acotó, objetividad en las acciones.

Al intervenir en la asamblea, Gregorio Cruz Pérez recordó que la labor de los cuadros constituye, según definición de Ernesto Che Guevara, la columna vertebral de la Revolución. Asimismo, aludió a cualidades que deben reunir como capacidad, inteligencia, competencia y sensibilidad, además de honradez, modestia, sencillez y un alto sentido de la ética y la decencia.

Reina Obregón, otra de las delegadas, abordó las maneras en que se debe dirigir el trabajo en los Comités de Defensa de la Revolución y las zonas residenciales, donde se ha descuidado, consideró, la influencia partidista.

Otro de los aspectos en los que se centraron los debates fueron las producciones agrícola y pecuaria, toda vez que predominan por sobre las restantes actividades en La Sierpe. Al abordarlas, quienes asumen las cosechas de arroz y la cría de ganado allí hablaron, con igual hondura, de las fórmulas para incentivar a los productores y para preservar los frutos del trabajo de actos delictivos, que aún tienen lugar, ante la pasividad de algunos factores.

La asamblea eligió al nuevo Comité Municipal del Partido y su Buró Ejecutivo, al frente del cual fue ratificado, como máximo dirigente de la organización en territorio sierpense, Julio Bismark Hernández Vázquez, quien llamó a aprovechar el venidero proceso de rendición de cuenta del delegado a sus electores para dinamizar el quehacer en las comunidades.

También resultaron electas las comisiones permanentes de trabajo de dicho comité, a las que se suma ahora la Comisión de Asuntos Económicos.

Osbel Lorenzo Rodríguez, miembro del Buró Provincial del Partido, al pronunciar las palabras de cierre instó a alcanzar resultados superiores en función del desarrollo local y a despojar de formalismos el debate revolucionario de cada organización de base. También se pronunció por el ingreso a la organización de más militantes provenientes de los sectores educacional y de la Salud, mediante una atención diferenciada a la Unión de Jóvenes Comunistas.

Por último, recalcó la importancia del estudio de la historia y de combatir junto al resto del pueblo para defender lo logrado hasta aquí, en un contexto en el que no cesan los intentos de subvertir el orden interno en nuestro país, provenientes, en lo fundamental, desde el exterior.


Sin opiniones en esta entrada.

Escriba su comentario

2 + 5 =

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.