Covid-19: Cuba con entrada regulada de personas


El nuevo coronavirus no lleva la más mínima pinta de fantasma, y no me dejará mentir las cifras de contagios y de las muertes por esta causa, disparados en el planeta. En ese escenario internacional, el Gobierno cubano anunció la decisión de regular la entrada de personas al país, medida con notable acogida entre la ciudadanía.

La decisión, que entrará en vigor a partir del venidero martes, no implica un cierre de fronteras; sino de regular el ingreso a Cuba de las personas, con excepción de los residentes en la isla, incluidos algunos extranjeros que viven en el territorio nacional de forma permanente o temporal, por motivos de trabajo.

¿Qué permitirá la medida en cuestión? Ante todo, acrecentar el trabajo de detección de casos en el país y, en consecuencia, evitar el contagio y la transmisión de la Covid-19.

Valga otra acotación: todo el que reside en Cuba no tendrá limitaciones para entrar; aunque se someterá al período de 14 días de cuarentena establecido.

Como expusieron las autoridades cubanas, es dable aclarar, además, que la regulación de entrada de personas comprenderá los arribos por vía aérea y marítima.

A sabiendas de que la economía constituye la columna vertebral de una nación, resulta comprensible que la actividad comercial con el exterior se mantenga con vida en la actual coyuntura. Ello no excluye, lógicamente, que las tripulaciones de barcos y aviones de carga que lleguen a Cuba proseguirán sometidas a una rigurosa vigilancia epidemiológica. Dicho más directo: las tripulaciones no tendrán libertad de movimiento, o sea, permanecerán concentradas en sitios específicos bajo estricto control médico.

Por las opiniones controvertidas expuestas en las redes sociales, muchas de estas dirigidas a desacreditar a las autoridades cubanas, es dable reiterar que no se permitirá el arribo de turistas a partir del 24 de marzo.

Este plazo no se fijó de modo arbitrario, y en tal sentido se valoraron experiencias internacionales, con un propósito: ocasionar la menor molestia a los turistas, sin olvidar que ese tiempo posibilita organizar las operaciones en los aeropuertos. 

Tal como informó el primer ministro, Manuel Marrero Cruz solo habrá salida de turistas, a razón de unos 13 000 visitantes por días, número que registrará una tendencia creciente. En ese contexto, los turoperadores y aerolíneas tendrán la posibilidad de seguir viniendo a Cuba para transportar de retorno a esos visitantes a sus respectivas naciones. 

Naturalmente, la medida del gobierno de regular la entrada de personas al país, con excepción de los residentes en Cuba, tiene un término, en este caso 30 días a partir del martes. Ese plazo, similar al acordado por otras naciones, podrá ser prorrogado si las circunstancias actuales persisten, lo cual será informado oportunamente.

El nuevo coronavirus no lleva la más mínima pinta de fantasma; de ahí la decisión de las autoridades de la isla de regular el ingreso de personas a Cuba. Sin dudas, es una medida que la ciudadanía aplaude porque es la vida la que camina por una viga de equilibrio ante la embestida del nuevo coronavirus.


Sin opiniones en esta entrada.

Escriba su comentario

5 + 5 =

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.