La Feria Internacional del Libro apuesta siempre por desafiar la cotidianiedad, al plantar bandera contra todos los pronósticos y a pesar de las fisuras económicas, para demostrar que es mucho más que el frío intercambio monetario por un texto.

Artículo publicado en: Podcast