El espirituano Idalberto Umará, campeón mundial juvenil de boxeo en los 64 kilos, en Budapest, Hungría, fue seleccionado dentro de los 10 mejores atletas de su categoría en Cuba.

Umará, oriundo de Taguasco, y que reside desde hace 8 años en Neiva, Cabaiguán, escaló la cima del cuadrilátero en el pasado mes de agosto al ganarle al ruso Ilia Popov, púgil que ya lo había vencido en el torneo internacional Cuatro Naciones, celebrado en Rusia.

Entonces, vía la red social de Facebook, desde suelo húngaro nos escribió: “Me siento fuerte, estoy en perfectas condiciones físicas y mentales, y aunque el ruso me ganó en su país, entonces yo no poseía la preparación de ahora. Subiré al cuadrilátero en busca de mi primer título internacional que signifique el inicio de una carrera donde quiero llegar a ser grande”.

Días después escaló lo más alto del podio de premiaciones. Antes  en el pase a la final, el espirituano dispuso del jordano Osama Samreen con veredicto unánime de 5-0 y al kazajo Talgat Shaiken, en lo que consideró su pleito más difícil: “Me enredó más y me sentí cansado, casi siempre en la primera pelea me canso más que en las otras, no sé ni explicarlo”.

“Después que pasó la primera pelea del Mundial se me fue quitando la presión y ya cuando me vi en la final me dije: Este oro no se me escapa. Cuando el árbitro levantó mi mano… ¡Uff!, fue una alegría tan grande que tampoco te lo sé explicar”, manifestó entonces el juvenil Idalberto UmaráIribar saltó del anonimato a la gloria.

Con 17 años y nueve ya dentro de las doce cuerdas desde que se inició en el pugilismo en predios taguasquenses, su carrera ha sido ascendente, incluido su paso por la EIDE Lino Salabarría, que lo llevó hasta la escuela nacional. Ha sido campeón provincial en 38 y 51 kilogramos y bronce nacional en 54. Eso lo llevó hace más de dos años a la escuela Giraldo Córdova Cardín.

La medalla de oro que llevó a Idalberto Umará a ser seleccionado dentro de los 10 mejores atletas juveniles de Cuba, es fruto del trabajo de sus entrenadores Maikel Pérez, allá en Taguasco, y a Oscar Valero, en la EIDE Lino Salabarría Pupo.

Ese título mundial en los 64 kilos del boxeador Umará llevó a Sancti Spíritus a ser inscripta dentro de los anales mundiales del pugilismo, al seguir los pasos de Ismaikel y Maikel Pérez, los primeros titulares del orbe en la categoría juvenil de esta provincia.

La luchadora Milaymis de la Caridad Martín y el triplista Jordan Díaz se alzaron con los premios a los mejores atletas juveniles del año en Cuba, tras coronarse en los Juegos Olímpicos de la Juventud de Buenos Aires, en el pasado mes de octubre.

Entre los diez mejores resaltaron, además del boxeador monarca mundial junior, Idalberto Umará, las reinas centrocaribeñas de Barranquilla Anisley García (clavados), Tamara Robles (taekwondo) y Roxana Gómez (atletismo).

También merecieron ese reconocimiento los saltadores largos Lester Lescay, dorado olímpico en la cita bonaerense, y Maikel Vidal, plateado en el certamen universal juvenil de Finladia. La discóbola MelanyMatheus se abrió un espacio en la selecta lista, atendiendo a su claro triunfo olímpico en la capital argentina.

Las restantes plazas fueron para el balonmanista Hansel Rodríguez, el canoísta Orestes José Gutiérrez y la judoca Nahomys Acosta, esta última bronce bajo los cinco aros.

 

Artículo publicado en: Noticias, Sancti Spíritus