Otro jolgorio ha llegado a las parrandas de Guayos, Zaza del Medio, Yaguajay y Mayajigua, de la provincia espirituana. Esas festividades, junto a otras celebraciones similares de Ciego de Ávila y de Villa Clara, acaban de ser incluidas en la Lista Representativa del Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad.

La noticia trascendió en la XIII Sesión del Comité de Patrimonio Inmaterial de la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco), que tiene lugar hasta este sábado en Port Louis, Isla Mauricio.

Sin dudas, esta condición reconoce la autenticidad y, esencialmente, la persistencia de esos festejos. En un comunicado, la Unesco sostuvo que el engalanamiento de monumentos y la creación de réplicas, así como de carrozas en esas localidades constiuyen una asombrosa demostración de la imaginación y creatividad que poseen los grupos de parranderos para reinterpretar y recrear sucesos e historias mediante imágenes, luces y colores.

Tradición y modernidad, arte y oficios se mezclan en estas festividades, que tienen como elementos comunes el enfrentamiento de dos barrios, las carrozas, comparsas, congas y la pirotecnia, resaltó Leonardo Valdivia García, director de la Casa de Cultura de Guayos y líder en la organización de las celebraciones en el poblado.

A juicio de Valdivia García, el acuerdo de la organización mundial, además del reconocimiento, presupone un desafío para los participantes en las festividades, los decisores y los facilitadores de las parrandas, si de preservar esta legítima expresión cultural se trata.

En la actualidad, muestran mejor salud en la provincia los festejos de Zaza del Medio y Guayos; este último caso Premio Memoria Viva 2015, concedido por el Imstituto Cubano de Investigación Cultural Juan Marinello.

La entrega oficial de la condición otorgada por la Unesco acontecerá el venidero 14 de diciembre en Remedios, Villa Clara, cuyas parrandas datan de 1820 y que dispone de un museo dedicado exclusivamente a estas festividades.

Hace un lustro, Cuba declaró Patrimonio Cultural Inmaterial de la Nación a dichas parrandas, incluidas cuatro de Sancti Spíritus, dos de Ciego de Ávila y el resto de Villa Clara, con el propósito de distinguir y conservar estas expresiones, donde confluyen el diálogo cultural, el respeto a la identidad y la diversidad.

Nuestro país y, en particular, la Comisión Nacional de Salvaguardia del Patrimonio Cultural Inmaterial, entregó el expediente de las Parrandas de la Región Central de Cuba a la Unesco en marzo del presente año.

Hasta la fecha, Cuba tenía inscritas en la Lista representativa de dicha organización la tumba francesa (2003), la rumba (2016) y el punto cubano (2017).

Artículo publicado en: Sancti Spíritus