El realizador Raúl Pina Teijelo, integrante del Cine Club Juan Muñoz del municipio espirituano de Jatibonico, se alzó con el Gran Premio Indio Cubanacán, del 35 Festival de Invierno 2018.

 

El Cine Club Juan Muñoz de Jatibonico concluyó el rodaje de una escena de éxitos que lo llevaron a obtener el Gran Premio Indio Cubanacán, máximo galardón que otorga el Festival de Invierno de Santa Clara.

En ese propio certamen, los artistas jatiboniquenses merecieron los reconocimientos en los apartados de banda sonora, edición y dirección. El documental La jardinera, multipremiado también en predios espirituanos, cuenta la historia de una mujer humilde que esparce semillas de aliento en un antiguo camposanto del poblado de Arroyo Blanco.

A Luís Raúl Pina Teijelo, al frente del cineclubismo en Jatibonico, los últimos premios le alegran e impulsan para seguir  haciendo cine desde un municipio en el centro de Cuba: “Es como una bálsamo sanador que nos cura el alma a mí y a todo el equipo, nos apasiona ir tras las historias de nuestra tierra, disfrutamos llevarla a la pantalla” —dijo— el experimentado realizador que se empeña además, en el rescate de cintas que contienen las imágenes de la liberación del poblado, paradas pioneríles y acontecimientos de los primeros tiempos de la Revolución.

El trabajo en equipo es la clave de todo artista para lograr el éxito.

 

En el contexto de sus 30 años de creado el Cine Club Juan Muños se renueva con la presencia de jóvenes figuras amantes del séptimo arte como Yousy Mangly y Sadiel Paz, unidos en el amor y en el universo creativo que les lleva a soñar guiones y producir obras estremecedoras como Videncias, otra muestra premiada en la recién finalizada edición del Encuentro de Cine Clubes La cuarta villa en predios espirituanos.

Proteger, editar y salvar del olvido las filmaciones de Vicente Mursulí, otrora acaudalado terrateniente, constituyó más que un reto, una gran responsabilidad histórica para estos artistas. La secuencia de planos que hoy ven la luz, narran la vida del Jatibonico de los años 50, las corridas de toros en la zona del estadio, ceremonias religiosas, bautizos y bodas. Así como  impactantes fotografías de los elegantes paseos arbolados, avenidas y parques que ataño lució esta comarca azucarera.

Así, a la intensa labor filmográfica, también se suma la investigación y apreciación cinematográfica, ello lo confirma el premio Cuarta Villa a Miguel E. López Lorenzo, por el debate conducido sobre el documental Mujeres entre cielo y tierra, producido por el Proyecto Palomas. Un trabajo que al decir del psicólogo y director de programas de radio solo intenta sensibilizar y tocar fibras con el único objetivo de edificar una sociedad más justa que logre aceptar a las personas sin imponer requisitos sexistas.

El Cine Club Juan Muñoz de Jatibonico trabaja ahora en la recreación de la vida y obra de una desconocida pianista de este terruño, desconocida para Cuba, mas, famosa en los principales escenarios del mundo.

 

Artículo publicado en: Sancti Spíritus