César Demetrio Pérez como integrante del equipo Cuba. Foto: Cortesía de Héctor Cabrera, Historiador de Guayos.

El béisbol espirituano lo recuerda hoy, y se vuelve a vestir de luto. Hace 5 años, un 12 de noviembre de 2013, a los 63 años,  dejó de existir en su natal Guayos, César Demetrio Pérez, ese manager que vivió, no de la pelota, sino para la pelota.

César nació, se crió y creció con ese don que tuvo y que lo predestinó para dirigir en la pelota. Por esas cosas que tiene la vida, será recordado siempre como el primer director de Los Gallos espirituanos en Series Nacionales de Béisbol.

En la serie del 77-78, César dirigió al seleccionado espirituano que por vez primera participó en series nacionales. Antes se había proclamado campeón en la Serie Especial en 1975,  jugada de forma paralela a la Selectiva, triunfo histórico para Sancti Spíritus, pues representa el primero deportivamente como provincia, y que lo catapulta al mando de los Gallos espirituanos.

César dedicó más de cuarenta años a trabajar con atletas de diferentes categorías, tanto en su Guayos, lindo y querido, en Cabaiguán, y en la Academia provincial.

En las campañas 44 y 45 fue el entrenador principal de pitcheo de los Gallos. Igual rol asumió con Arroceros en las Ligas de Desarrollo del 2006 y también en la del 2008-2009, cuando se alcanzó la corona por vez primera en ese tipo de evento.

César tuvo el honor de entrenar, dirigir, compartir, gozar y reír por la victoria con peloteros extraclases de aquellos tiempos como Antonio Muñoz, Roberto “el Caña” Ramos, Owen Blandino, Tony Simón, Pedro José Rodríguez, además de intercambiar criterios beisboleros  con otro grande de los entrenadores espirituanos,  Catalino Ramos.

Dentro de su palmarés y hojeando su historial, los éxitos como entrenador superan las expectativas. Según las valoraciones de Héctor Cabrera, Macholín, historiador de Guayos, César Pérez interviene como miembro del equipo Cuba en los I Juegos de la Alternativa Bolivariana para las Américas (ALBA), certamen donde se titula como campeón, además de intervenir en la liga venezolana de béisbol.
Las dos primeras coronas de Cabaiguán en series provinciales llegaron bajo el mando de César, quién participó en los entrenamientos de las preselecciones de los Gallos para las series 51 y 52.

Una de las principales virtudes de César Demetrio Pérez fue entregar sus conocimientos a los nuevos valores del pitcheo espirituano, afirmación que siempre corrobora Ismel Jiménez, ese grande del box yayabero,  cuando afirma: “César siempre nos daba consejos, nos enseñaba las mañas del pitcheo, y por eso lo considero el entrenador que más influyó en la formación dentro de mi carrera deportiva”.

César Demetrio Pérez se nos fuehace 5 años del mundo de los vivos, pero su recuerdo será siempre imperecedero. Con nostalgia, los estadios, la afición y su pueblo de Guayos, Cabaiguán y Sancti Spíritus lo recordarán y venerarán como un grande. El béisbol se rinde a sus pies.

 

Una de las principales virtudes de César Demetrio Pérez fue entregar sus conocimientos a los nuevos valores del pitcheo. Foto: Cortesía de Héctor Cabrera, Historiador de Guayos.

Artículo publicado en: Noticias, Sancti Spíritus