El ejército haitiano continúa hoy las labores de recuperación en Port de Paix, en el noroeste de Haití, tras el sismo de 5,9 en la escala de Richter que impactó ese territorio.
Según las autoridades permanecerán durante esta semana junto a la población, en una de las primeras grandes tareas, tras la restructuración de las Fuerzas Armadas en noviembre pasado.

La víspera, los ministros de Interior y Defensa, Jean Reynaldo Brunet y Enold Joseph, realizaron una visita de evaluación a Port de Paix y Saint Louis du Nord, dos de las comunidades más afectadas por el terremoto, y en las que se han identificado hasta el momento unos 10 fallecidos.

Tras el temblor, que se reportó a unos 20 kilómetros de Port de Paix, y 175 kilómetros de Puerto Príncipe, un primer contingente del ejército se desplegó en la zona, acompañado de ambulancias, médicos, enfermeras y otros suministros.

El presidente Jovenel Moise, junto al primer ministro Jean Henry Céant también viajaron a las comunas dañadas con el objetivo de acompañar a las víctimas y sus familiares.

Este martes, el gobierno haitiano envió agua potable a las comunidades afectadas, y más de cuatro mil kits de alimentos se han distribuido entre los necesitados, al tiempo que anunció que un generador de 125 kilowats se dirige hacia el hospital de Port de Paix, que permanece sin electricidad.

El balance parcial de Protección Civil, identificó a unos 17 fallecidos y 333 heridos, y el sismo destruyó parcial o totalmente a cerca de ocho mil viviendas, por lo que un igual número de familias necesitan ayuda humanitaria.

Hasta el momento se registraron unas 178 réplicas, las mayores de 5,2 y 4,2 en la escala abierta de Richter, con epicentro cercano a Port de Paix.

Moise agradeció la simpatía y apoyo mostrados por la comunidad internacional, luego del terremoto del 6 de octubre, y enfatizó que Haití es sensible al espíritu de solidaridad expresado en tales circunstancias por los gobiernos y organizaciones de todo el mundo.

El sismo de este sábado es el de mayor magnitud desde 2010, cuando un terremoto de 7,3 destruyó la capital haitiana, y dejó a unas 250 mil víctimas mortales, más de 300 mil heridos y millón y medio de desplazados.

Artículo publicado en: Internacional