Emisora Radio Sancti Spíritus

Cuando allá, por la comunidad de Seibabo, en Yaguajay, la centenaria Julia García hizo el recuento del diluvio de la tormenta subtropical Alberto y la pérdida de sus taburetes y hasta de su cama, contó también que mientras hubo corriente en el centro de evacuación escuchó la radio. Por ella supo que, allá afuera, el mundo se estaba acabando, y también, que nadie quedaría atrapado por la desesperanza y el desamparo.

Radio Sancti Spíritus, otra vez se hizo latido, minutos de cada vida, estremecimiento. Quien ha vivido y vive a esta emisora desde dentro, desde sus redacciones, estudios de grabación, edición y transmisiones sabe que así es.

Se asiste a un parto de programas todos los días que es igual decir, hacer que voces y sonidos se hagan al éter y caminen junto a la gente, al espirituano de a pie que corta por lo sano y busca en la radio su verdad y no otra.

Así ha sido desde que el 11 de julio de 1945, esta emisora empezara a tejer la historia de la cuarta villa cubana. En uno de sus espacios, Antonio Fernández (Ñico Saquito) estrenó su guaracha “Silverio, Facundo y la Luna”; en sus estudios cantó Pensamiento, Rafael Gómez Mayea (Teofilito), autor de este verdadero himno de los espirituanos. En enero de 1959, la entonces CMHT Radio Nacional, narró la entrada a la ciudad de Sancti Spíritus de la Caravana de la Libertad, bajo las órdenes de Fidel. Era una noche de llovizna y de barbas sobre el pecho de hombres valerosos, describían los locutores.

Más cercana en el tiempo, la ya septuagenaria CMGL Radio Sancti Spíritus, removió los cimientos de esta ciudad. Minuto a minuto describió el paso de las cenizas de Fidel por tierras espirituanas, las palabras de reporteros y conductores, con certeza, tuvieron el valor de mil imágenes.

La radio es siempre oportuna. Los hechos hablan de más de 70 horas de transmisión en vivo durante la evacuación de 35 000 personas ante la amenaza de ruptura del dique de la presa Lebrije, en Jatibonico. Horas de grabaciones relatan las incidencias del huracán Irma, con su paso de sierra eléctrica por Yaguajay. Vivencias de reporteros, cazadores de historias, dejaron el testimonio sonoro de los afectados por las lluvias torrenciales de Alberto y del colapso del puente de Zaza del Medio.

La radio de la modernidad, de la digitalización y de la opción antes impensada de audio real sigue contemporánea en su tradición, vital para tocar las aldabas coloniales y para que la ciudad se muestre toda antiquísima y moderna, rojiza hasta sus techos.

La septuagenaria CMGL Radio Sancti Spíritus sigue vital para hilar la vida del espirituano común, hacerla terrenal, desnudar realidades; transformarla, inclusive. Reporteros ejercen el Periodismo con el oído en la tierra y viven, además, en cabalgata para enjaezar las palabras, aún en las entradas en vivo. Y es que la radio es eso, contar la historia al oído, darle color, olor y vida.

 

 

Artículo publicado en: Destacado