agriculturaEn términos estadísticos, el 2015 dejó para la agricultura espirituana buenos saldos en tanto la inmensa mayoría de los renglones cumplieron sus compromisos productivos para ratificar a esta como la rama que guía la economía de la provincia.

Aunque lejos de las potencialidades en casi todos los frentes, lo más significativo constituyó que los resultados se obtuvieron en un año atípico cuando la sequía traspasó sus límites temporales y obligó a buscar estrategias y variantes.

Uno de sus efectos más nocivos se registró en la producción arrocera debido a la drástica reducción de las capacidades de almacenamiento en la presa Zaza que derivó en la contracción de los planes de siembra en una afectación de más de 20 mil toneladas.

Otros frentes compensaron los saldos de este renglón líder y entre estos destaca el récord de producción de leche con destino al estado al superarse los 44 millones 200 mil litros y dejar atrás la cota de 1983.

Los tabacaleros, por su parte, celebraron las dos mil 755 toneladas logradas este año, después de varias campañas sin cumplir y también porque se mantuvo la tendencia gradual en el crecimiento con el mayor saldo del último cuatrienio.

En la lista de los récords también se inscriben las más de siete mil toneladas de miel procesadas en la planta de miel espirituana, que asumió en la primera mitad del año todos los envíos del país por la reparación de su homóloga de Contramaestre. Los apicultores espirituanos aportaron lo suyo con el cumplimiento de su plan superior a las 600 toneladas.

A las adversidades iniciales provocadas por el cólera porcino, respondieron los porcicultores al alcanzar las más de trece mil toneladas comprometidas en tanto los avicultores mantuvieron su paso estable al cumplir su compromiso de más de 82 millones de huevos.

Los cafetaleros sortearon los efectos de la sequía y lograron recolectar 160 toneladas, más de lo contemplado para la campaña en tanto los forestales cumplieron sus compromisos en reforestación para merecer la celebración nacional por su día así como la exportación de carbón vegetal, también con récord.

En los cultivos varios, tanto la producción de frijoles como la de maíz pudieron satisfacer los contratos con el estado.

Una mayor organización y coordinación entre la agricultura y la industria permitió este año que la unidad empresarial de base conservas y vegetales procesará un volumen récord de 12 mil 800 toneladas de diferentes renglones incluidos en el programa de sustitución de importaciones como el tomate, la cebolla, el mango, la frutabomba, el ajo y la guayaba, con más de dos mil 200 toneladas por encima de lo previsto.

Otro frente que mostró la validez de los nexos con la agricultura fue la empresa Cárnica que registró la mayor producción de su historia con más de 427 millones de pesos.

En el recuento productivo de la rama agrícola-industrial merece una mención especial la zafra azucarera pues Sancti Spíritus se convirtió en la primera provincia del país en cumplir su plan de producción de azúcar por octavo año consecutivo además de constituir el territorio más integral con más de ocho mil toneladas por encima de su compromiso.

Pese a todo lo logrado del sector agrícola penden deudas no solo productivas. Grietas en la contratación, la comercialización, los altos precios y necesidades alimentarias insatisfechas le dejan el camino abierto para un 2016 que debe ser cuantitativa y cualitativamente superior.

 

Artículo publicado en: Destacado, Sancti Spíritus